Posts Tagged 'periodista'

LAS CAUSAS PERDIDAS

He asistido recientemente al homenaje que los compañeros rendían a un periodista de la redacción. Uno de los que quiso intervenir, haciendo una reseña de los largos años de trabajo junto al homenajeado, definió al periodista como amigo de las causas pobres, allá en su juventud. Para rematar quiso aclarar que, cuando lo conoció, era un auténtico abogado de causas perdidas.

He conocido a este periodista en sus últimos tiempos. Los años y la vida, le habían transformado en un profesional de la información, eficaz, pero sin chispa. Sus crónicas no defendían causas perdidas, ni él era un abogado de causas pobres.

Me cuesta entender que los años cambien tanto a la gente. Que la chispa de la juventud termine adocenada en buen oficio. En el mejor de los casos, bien pagado. Me parece imperdonable, aunque en la mayoría de los casos, inevitable. Ser Abogados de los pobres y de causas perdidas siempre parece hermoso, pero demasiado a menudo insostenible. Con todo, lo verdaderamente trágico no me parece la dignidad del buen oficio, sin chispa. Lo imperdonable es perder el oficio y, en aras de la “libertad”, sacrifican a los pobres y sus causas perdidas.

Hablar mal de ellos. Llenar la andorga cada día, abundantemente hablando, escribiendo mal de ellos, al dictado del dinero y del poder.

Quienes vivimos en las redacciones cada día, nos vamos acostumbrando a censurar nuestra propia pluma para no causarnos problemas.

Todo es libertad, pero la libertad condicional de no meter la pata y caer en desgracia.

Mi sueldo base depende de la redacción, pero lo que escribo cada día son instancias que me avalan ante quienes dirigen las decenas de tertulias radiofónicas y televisivas, que suponen un complemento mensual aún más importante que mi sueldo.

Soy libre puedo escribir lo que quiera, pero si caigo en desgracia en el círculo tertuliano de primera hora de la mañana, no me invitarán a los siguientes y en ello me va el sustento. Por eso digo lo que no creo, sostengo lo que no creo, escribo lo que no creo y actúo siempre y en todo caso como si lo creyera.

Triste final para las causas pobres y perdidas. Triste final para la profesión del periodista. Triste final de la historia.

Roman Parker.

Anuncios