Archive for the 'Cultura' Category

TRUCOS PARA NO SER CASTA

No crean ustedes que es fácil de entender, para una observadora extranjera como yo, los conceptos que se manejan en la política española del momento. Llevo dos años realizando pequeños trabajos de corresponsalía con diferentes medios europeos y estadounidenses y es difícil encontrar un parangón con ningún otro país del mundo, que permitan explicar lo que aquí se califica como casta. Ni siquiera en la India he encontrado un referente que permita establecer algún parangón válido con la conceptualización de casta que manejan en España.

Como siempre, lo mejor es acudir al estudio de la propia realidad, para encontrar una respuesta no se si acertada, pero aceptable. He participado en muchas asambleas de barrios, desahuciados por la hipoteca, afectados por las preferentes, movimientos asociativos, del 15M, de mesas y plataformas de todo tipo. El que nadie te pida identificarte facilita mucho las cosas, la verdad. Así he descubierto a numerosos personajes que llevan toda la vida inmersos en todo tipo de organizaciones y que incluso han participado activamente en la gestión administrativa y de los recortes operados por los gobiernos regionales, municipales, o central, pero que consiguen evadir ser clasificados como casta, mientras que hay otros que forman parte de la “casta” sin comerlo ni beberlo, que dicen por aquí.

He conocido a un alto responsable de las estadísticas de la Administración Sanitaria, ya jubilado, con una buena pensión, que ha suministrado todos los datos que han permitido llevar adelante los recortes sanitarios y las privatizaciones de hospitales, que ha encontrado notoriedad y cierta fama en la defensa postrera de la sanidad pública. Mientras trabajaba, coqueteaba discretamente con partidos y sindicatos de la izquierda, sin que nunca le dieran un carguillo acorde con sus merecimientos. Ahora, va pasando de mesas de defensa sanitaria, a grupos de expertos en deuda pública impagable, a pasar temporadas alejado de todo, para volver a resucitar como asesor de los grupos de afectados por enfermedades raras.

Otro ejemplo significativo lo he encontrado en una Jefa de Servicio de alto nivel retributivo, responsable de programas de servicios sociales, convertida de pronto, también tras jubilarse,  al apostolado de las mareas de todo tipo y asesora de Podemos en materia social. Excuso decir que muchas y muchos de los que han acompañado a ambos en sus carreras profesionales, no han tenido tal suerte y son unánimemente considerados parte dela casta sanitaria o dela casta de los servicios sociales.

He conocido cincuentones, que llevan toda la vida en esto de la política española, hasta el punto de haber sido fundadores y dirigentes de las secciones juveniles de los partidos de la izquierda más tradicional, que han subsistido viviendo de sus actividades profesionales vinculadas con la  política y los políticos, o que han encontrado acomodo durante años en instituciones universitarias al calor de algún enchufe, que han sabido  reconvertirse en líderes de la renovación de la política española. 

Parece ser que el mejor truco para no formar parte de la maldita “casta” consiste, en estos tiempos de crisis, en estar en continuo movimiento, apareciendo y desapareciendo, participando en todo tipo de grupos de whatsap, twitter, facebook, grupos de correo electrónico y demás utensilios, asistiendo a asambleas y cambiando el nombre de las mismas, desapareciendo del escenario, para aparecer en otro al poco tiempo.

Quienes no saben hacer esto. Quienes llevan toda la vida realizando un trabajo concienzudo y no se han vendido en cuerpo y alma, para ascender hasta cargos y puestos de libre disposición. Quienes no han utilizado el enchufe y por méritos propios han alcanzado responsabilidades públicas, porque forman parte de esa tropa de buenas gentes que trabajan y utilizan su inteligencia para sacar adelante un buen trabajo, aun en las peores condiciones posibles. Quiens haciendo ésto siempre han estado en el mismo sitio, sea un partido político, o una administración pública española. Esos tienen muchas posibilidades de ser calificados como casta.

Y es que son ustedes habitantes de un país en el que, como les recuerda su compatriota Arturo Pérez-Reverte “En España los estúpidos hacen tanto ruido que tapan lavoz delos buenos”.

Hanna Baumann

Anuncios

GALLARDON: MELÓMANO O MEGALÓMANO

Por tercer año consecutivo he presentado solicitud para que mi hija vaya a una Escuela Municipal de Música en la ciudad capital del Estado, Madrid.

Como cada año me parece que el sistema de selección es infernal. Para empezar sólo puedes solicitar plaza en una escuela. Si lo haces en dos, ambas solicitudes son anuladas. El número de plazas es mínima y el número de solicitantes máximo. Más de 600.

Entras en un sorteo en el que te han asignado un número. Si tienes el 257, seguro que la bola sale en el 364. Eso significa que empiezan a pedir desde el 364 hasta el 600 y otros 257 para llegar a mi hija.

Mi hija se queda sin plaza, en una eterna lista de espera que nunca avanza, que nunca llega a mi hija. El sistema es infernal, pero se hiciera, como se hiciera el 90 por ciento de los solicitantes se quedará sin plaza. No es extraño si pienso que cualquier pequeño pueblo tiene al menos un aula de música y cualquier barrio de Madrid sumaría muchos más niños y niñas que uno de esos pueblos.

Sin embargo el número de Escuelas Municipales de Música no llega ni a una por distrito que, como todos sabemos, suma varios barrios.

Me siento estafada, indignada, molesta, agraviada, dispuesta a denunciar la hipocresía de quien se gasta 6.000 millones de euros en un túnel 30, mientras abandona a su suerte a miles de niñas y niños, que quieren iniciar su formación musical. Y eso cuando se declara a sí mismo como gran melómano. Tal vez sea un gran megalómano porque lo de melómano, lo dudo.

Amy Blunt

HIJOS DE MALA MADRE

Empiezan por insultar, siembran el odio, crispan el ambiente, atacan a las abortistas, a los homosexuales, a los inmigrantes, a los sindicatos. Atacan a los oponentes políticos. Degradan la imagen de los políticos y de las instituciones. Fijan objetivos a batir con dianas y puntos de mira sobre sus nombres escritos en un mapa.

Al final piden rezar cuando un descerebrado desenfunda un arma, pistola, fusil, ametralladora, o similar y se lía a tiros con alguien de carne y hueso.

Son de ese tipo de gente soez que lo arreglaría todo volviendo 75 años atrás en la Historia de España, en lugar de retomar 80.

Son tipos que no aman a sus hijos, y malas madres que no calculan el efecto de sus palabras sobre sus hijos. Malas gentes que viven de sembrar odio con sus palabras, en sus tertulias.

Se forman cada día sembrando odio en nuestros hijos. Odio interminable, infinito y yo, que soy madre, no quiero que mis hijos escuchen esas palabras y crezcan embaucados en el odio ancestral de esas malas madres, de esos padres mal nacidos.

Lauren Henson

POR MIS HIJOS … MA-TO

Se acercan días duros para mis vecinos. No para todos. Para aquellos que tienen que elegir colegio para sus hijos. Debo aclarar que vivo en una cooperativa de funcionarios, por lo tanto todos viven del Estado y lo lógico sería que eligieran la enseñanza pública para llevar a sus tiernos retoños, pero eso significaría dejar que sus hijos crecieran y se educaran, por ejemplo, con inmigrantes y otros niños no seleccionados ni selectos.

Cuando hablo con ellos, la conversación es casi, casi, monográfica y monotemática. Despliegan un ingente esfuerzo para explicar –para explicarse- su decisión. La de llevar a sus hijos a un colegio concertado religioso, o de élite progre. Los más acaudalados desprecian incluso los concertados y se inclinan por el Británico, el Alemán, o un privado-privado de a 600 euros/mes.

Los argumentos son múltiples y variados. Tenemos que dar a nuestros hijos lo mejor. No soy racista, pero tantos inmigrantes retrasan el aprendizaje. Están más controlados y tienen equipos psicopedagógicos. Su oferta extraescolar es mucho mayor. Llevarlos a un colegio religioso no quiere decir que les den clase curas. Si hay que bautizarlos pues se les bautiza. Yo estoy bautizado y no voy a misa, ni me he confesado desde que hice la comunión.

Cualquier motivo es bueno, hasta la libertad de elección predicada por Esperanza Aguirre.

Mis vecinos seguirán defendiendo lo público. Su empleo público, su salario público, su pensión pública, sobre todo. Pero, en lo demás, que no les toquen a sus hijos.

Serán solidarios con el Sahara, Haití, o Egipto. Los más progres apoyarán la Flotilla de la Libertad rumbo a Palestina. Pero defenderán con uñas y dientes ese pequeño egoísmo de elegir lo mejor para sus hijos. Que no se críen con latinos ni con norteafricanos.

Luego, cuando sean ingenieros, médicos, abogados, políticos, o funcionarios, ya verán si comulgan o no. Seguro seguro que terminan siendo sensibles y solidarios. Siempre que no les toques a sus hijos, claro.

Mary Golden

ASEDIO AL RECTORADO COMPLUTENSE

Carlos Berzosa ha sido un buen Rector para la Universidad Complutense. Ha quedado mal con la derecha ultramontana, apoyando causas como la del Juez Garzón y ha quedado mal con una parte de la izquierda, porque los problemas económicos han estrangulado las relaciones con los trabajadores de la casa.

Carlos Andradas mano derecha de Berzosa, como Vicerrector de Política Académica, aspira a sucederle en el cargo. Sin embargo, por su a la izquierda le ha surgido un poderoso oponente, el catedrático de Matemáticas, José Carrillo, quien ya renunció a presentarse para avalar la reelección de Berzosa en la anterior ocasión. Con avales de las familias socialista concurre otro eterno candidato, Patxi Aldecoa.

Mientras tanto, desde la órbita de la derecha, la quiebra tampoco tiene solución. De una parte el incombustible derechista, por provenir de Derecho y por sus reconocidas apetencias ultraliberales, José Iturmendi, vuelve a la carga electoral, contrapesado por Luís Perdices, catedrático de Historia del Pensamiento. Sería éste el más apetecido por una Esperanza Aguirre que necesita ganar la Complutense y no podría hacerlo desde las posiciones escoradas de Iturmendi.

Su delfinesa en la sombra, Lucía Figar, Consejera de Educación y de reconocido aznarismo faista (de las FAES, no de la FAI), ya ha entrado en faena, recordando que gracias y merced a su acogotamiento financiero de las Universidades, la Complutense mantiene una deuda de 150 millones de euros. Reclama una candidatura “profesional” de “ajuste y contención de la deuda”.

Se avecina un corto pero intenso periodo electoral, prolegómeno de la cita autonómica y municipal de Mayo. En el callejón estaremos atentos.

Neus Vettel

PREMIOS GOYA: LOS DESASTRES DE LA GUERRA

Dos favoritas querían repartirse el botín de los Goya en su 25 aniversario. De una parte, “Balada triste de trompeta”, de Alex de la Iglesia, de otro “También la lluvia” de Iciar Bollain. En una noche normal se hubieran repartido los premios y hubieran dejado a Pa Negre o Buried (Enterrado) con un par de premios menores y anecdóticos. Salvados Bardem, que es nuestro mejor embajador en el cine americano y Mario Camus, merecido ganador del Goya de Honor, el resultado hubiera estado cantado.

Pero vivimos tiempos de crisis y miedo. Actores, productores, directores, maquilladores y tramoyistas viven con recelo los cambios que se avecinan y la regulación legal establecida por la Ley Sinde ha fracturado a la compañía. Los vaivenes de Alex de la Iglesia desde la Presidencia de la Academia. Su confrontación con la Vicepresidenta Bollain han marcado la fractura y una tropa dividida por los enfrentamientos entre el capitán y el teniente, termina depositando su confianza en el sargento.

No quiero con todo esto decir que Pa Negre no sea merecedora de los 9 Goyas recibidos, pero nada lo hacía presagiar en su más bien discreta afluencia de taquilla. Los académicos, a la vista de la guerra, han preferido premiar los desastres de la guerra, que a los guerreros en contienda. El miedo tiene estas cosas y juega estas malas pasadas. Quien rompe paga. Y en tiempos de incertidumbre quien más quien menos agradece la unidad y castiga con dureza a quien la rompe.

Una lección de la que deberían también aprender nuestros políticos. El callejón del gato produce deformaciones incomprensibles para quien no conoce las leyes de concavidad y convexidad especular.

Michell Guélaud

MIGUEL BERNARD, EL LIBERADO SINDICAL.

Miguel Bernard fundó el “sindicato” Manos Limpias allá por 1995, tras un fallido intento de ser diputado europeo al frente del Partido Derecha Española que él mismo había creado.

Miguel Bernard es un conocido dirigente de Fuerza Nueva, admirador de Blas Piñar, y Secretario General del Frente Nacional.

Como funcionario municipal del Ayuntamiento de Madrid, ya intentó acusar a Enrique Tierno Galván y a sus concejales Joaquín Leguina y José Barrionuevo ante los tribunales, amparado en su cargo de delegado sindical del Frente Nacional de Trabajo, evitando así todo tipo de sanciones.

Incapaz de aprobar las oposiciones para ser Jefe de Servicios de la Policía Municipal de Madrid, encontró su oportunidad de oro de la mano de Ángel Matanzo, el famoso clausurador de discotecas, sex-shops y teatros, ya bajo gobiernos del PP, del alcalde Álvarez del Manzano.

Fueron años de gloria para Bernard que presumía “ahora que el PP se ha centrado, nosotros somos la derecha nacional pura y dura”. Y como duro se oponía al aborto y como duro defendía la pena de muerte.

Por eso intenta abrirse camino en la política, reitero sin éxito alguno. Pero es tipo de recursos y crea Manos Limpias, un “sindicato” sin afiliados, sin delegados, pero con Miguel Bernard como liberado, que no acude a trabajar más en el Ayuntamiento. No tiene representantes en ningún centro de trabajo, aunque acudió a las elecciones sindicales del Ayuntamiento de Madrid en las listas de CSI-CSIF en 2007, el sindicato más afín a Esperanza Aguirre en la Comunidad.

Un sindicato sin afiliados, sin delegados elegidos por los trabajadores, pero con liberados. ¿Serán de los que habla Esperanza Aguirre cuando habla de privilegios inaceptables de los liberados sindicales? ¿Gallardón le meterá mano a Miguel Bernard o le seguirá manteniendo liberado con tal de no tener que soportarle cada día?.

Noah Thyssen