JOSE RICARDO MARTÍNEZ, EL SINDICALISTA QUE QUISO SER BANQUERO.

José Ricardo Martínez es un animal mediático. Le he visto en algunas ruedas de prensa y es de esos personajes que busca el titular en cada frase.

El archiconocido Iñaki Urdangarín ha declarado en algún momento que sólo hacía lo que veía hacer a los demás. José Ricardo Martínez sólo quiso hacer lo que vio que otros tantos hacían, ingresar en el selecto club de los Consejos de Administración de los bancos.

José Ricardo es un hombre bien relacionado en la política madrileña. Ha visto como sus correligionarios Virgilio Zapatero, Jorge Gómez, Ramón Espinar, o Antonio Romero, pasaban literalmente a mejor vida, ingresando en el Consejo de Administración de Cajamadrid.

Ha visto como, del lado del PP, se situaban personajes como la cuñada de Ignacio González, Carmen Cavero, Mercedes de la Merced, Ricardo Romero de Tejada, el Presidente de la Patronal, Arturo Fernández, medraban en el Consejo de Administración de Cajamadrid.

Hasta su antiguo colega y rival sindical en CCOO, Rodolfo Benito se acomodaba en el Consejo.

La tentación fue demasiado grande cuando el propio Ignacio González quiso asegurarse la Presidencia de Cajamadrid, en contra del hoy ministro de Justicia y antes Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón.

PSOE, UGT, CCOO, Izquierda Unida y el propio Alcalde declararon una guerra abierta durante todo un año que dio al traste con la Presidencia del Aznarista Miguel Blesa y con un Ignacio González, desairado al tener que ver el ascenso de Rodrigo Rato al codiciado puesto de la Presidencia de Cajamadrid. En aquel final de contienda José Ricardo Martínez, sustituyó como ganador a Rodolfo Benito, que pese a todo conservó un honroso puesto en las sociedades participadas.

Poco tiempo ha podido disfrutar José Ricardo de esta ascensión a los cielos de las finanzas sin despertar celos y recelos. Nadie ha reparado en que políticos y empresarios vinculados al PP acaparan la mayoría del Consejo de Cajamadrid y que el resto está en manos del PSOE, CCOO, y una Izquierda Unida que, con un solo representante, José Antonio Moral Santín, controla una vicepresidencia clave y más de 500.000 euros anuales en retribuciones.

Nadie ha reparado en que el bueno de José Ricardo, con sus ya famosos 181.000 euros es uno entre 21 y de los que menos cobra. Porque los millones en el Consejo de Administración conllevan la presencia en otros Consejos de Administración de Sociedades participadas y tarjeta VISA.

No quiero disculparle, ni mucho menos, ni aún su atenuante de que dona el dinero a UGT me parece convincente. Pero la tentación era grande y la carne siempre es débil.

José Ricardo Martínez es un buen sindicalista, muy al estilo de UGT, de verbo fogoso y siempre abierto al acuerdo. Un protagonista de la vida política madrileña, un animal político que un día cedió a la tentación de hacer lo que veía que todos hacían. Un Urdangarín de barrio, un príncipe de pueblo.

No merece morir para que otros 20, en ese Consejo de Administración de Cajamadrid, siga viviendo para siempre, muy por encima del común de los mortales.
Hellen Morgen

Anuncios

0 Responses to “JOSE RICARDO MARTÍNEZ, EL SINDICALISTA QUE QUISO SER BANQUERO.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Actualizaciones de Twitter

Blog Stats

  • 13,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: