Archivos para 29 marzo 2011

LIBIA Y CHINA

Se congratula el mundo con la lucha por la libertad, contra la opresión y las dictaduras en el Norte de África. Pero es éste un sentimiento contradictorio. Su lucha por la libertad nos cuesta pagar más caro el petróleo y la electricidad y todo aquello cuyo proceso de elaboración y precio final, tiene que ver con la energía.

Aunque lo cierto es que el petróleo que nos venden hoy, a precio de oro, lo pagaron ayer a precio de saldo, la justificación de los especuladores sigue siendo que la libertad en el Norte de África cuesta cara a los bolsillos de los consumidores europeos.

Algunos, los menos por ahora, empiezan a evaluar el coste que tendrá la inevitable revuelta china, o india, o árabe. Son las cosas de un mundo globalizado, todos vemos la tele y entramos en Internet. Todos sabemos que el tren de vida estadounidense, o europeo, no es exportable a todo el planeta, porque no hay petróleo para tanto coche, por más que limitemos la velocidad a 110 km por hora.

El día que China sea Libia, nuestro mundo habrá terminado.

Laura Sawn

POR MIS HIJOS … MA-TO

Se acercan días duros para mis vecinos. No para todos. Para aquellos que tienen que elegir colegio para sus hijos. Debo aclarar que vivo en una cooperativa de funcionarios, por lo tanto todos viven del Estado y lo lógico sería que eligieran la enseñanza pública para llevar a sus tiernos retoños, pero eso significaría dejar que sus hijos crecieran y se educaran, por ejemplo, con inmigrantes y otros niños no seleccionados ni selectos.

Cuando hablo con ellos, la conversación es casi, casi, monográfica y monotemática. Despliegan un ingente esfuerzo para explicar –para explicarse- su decisión. La de llevar a sus hijos a un colegio concertado religioso, o de élite progre. Los más acaudalados desprecian incluso los concertados y se inclinan por el Británico, el Alemán, o un privado-privado de a 600 euros/mes.

Los argumentos son múltiples y variados. Tenemos que dar a nuestros hijos lo mejor. No soy racista, pero tantos inmigrantes retrasan el aprendizaje. Están más controlados y tienen equipos psicopedagógicos. Su oferta extraescolar es mucho mayor. Llevarlos a un colegio religioso no quiere decir que les den clase curas. Si hay que bautizarlos pues se les bautiza. Yo estoy bautizado y no voy a misa, ni me he confesado desde que hice la comunión.

Cualquier motivo es bueno, hasta la libertad de elección predicada por Esperanza Aguirre.

Mis vecinos seguirán defendiendo lo público. Su empleo público, su salario público, su pensión pública, sobre todo. Pero, en lo demás, que no les toquen a sus hijos.

Serán solidarios con el Sahara, Haití, o Egipto. Los más progres apoyarán la Flotilla de la Libertad rumbo a Palestina. Pero defenderán con uñas y dientes ese pequeño egoísmo de elegir lo mejor para sus hijos. Que no se críen con latinos ni con norteafricanos.

Luego, cuando sean ingenieros, médicos, abogados, políticos, o funcionarios, ya verán si comulgan o no. Seguro seguro que terminan siendo sensibles y solidarios. Siempre que no les toques a sus hijos, claro.

Mary Golden

PANICO NUCLEAR

El 80 por ciento de la energía que consumimos es España viene de otros países. La crisis del Magreb y las revueltas desencadenadas en los países musulmanes hace que nuestra dependencia energética quede al desnudo.

Somos un país pobre y miserable en materia energética. Salen ahora los gurús de la suficiencia energética a plantear que necesitamos un “mix” energético que asegure nuestra suficiencia energética y nuestra menor dependencia del exterior. Tras eso del “mix” se encuentran las compañías eléctricas que quieren ver desbloqueada la cuestión de las centrales nucleares.

El primer paso es ampliar la vida útil de las centrales nucleares. El segundo poner en marcha medidas inútiles como la reducción de la velocidad en autovía. La tercera, a la vista del fracaso de las anteriores, construir nuevas centrales nucleares en España.

Todo muy escalonado y programado en una perfecta estrategia de la comunicación. Los periodistas lo vemos venir.

Así estaban las cosas hasta que llegó el terremoto y mandó parar. Ahora la consigna en los medios es: Aquí no pasa nada…pero pasa. Un alto responsable de la Unión Europea habla hoy ya de Apocalipsis. Pobre pueblo de Japón…pobre pueblo.

Tina Thomas

ESPE: UN CANCER EN EL MERCADO.

Ningún mal humano me es ajeno. Mucho menos la peste de nuestros días, el cáncer. El que han detectado y extirpado a Esperanza Aguirre, no me es ajeno y a ella, como persona y mujer, no puedo sino desearle lo mejor de lo mejor en la superación de esta enfermedad.

Pero me permito una reflexión anotada al margen. Aguirre es una liberal de las de libre mercado. Convencida de ello, sabe bien que hasta el cáncer puede producir beneficios, aún cuando, en lugar de dinero, el beneficio sea cobrado en votos.

Un político golpeado, sea con ladrillo o con una enfermedad, despierta simpatías, sobre todo si supera el trance. Si no lo supera todo da ya igual, claro.

Así que, Esperanza Aguirre, ha planteado su cáncer, como un producto de mercado, obteniendo una excelente imagen preelectoral. Enferma de cáncer, valiente, animando a las mujeres a hacerse mamografías, escuchar a sus ginecólogos, operada en un hospital público, prueba superada y de nuevo a la batalla electoral.

Como toda publicidad, la operación cáncer, de Aguirre (tenga todo mi apoyo como mujer), tiene componentes de realidad y fantasías considerables.

Espere se ha realizado pruebas en una clínica privada de la que es habitual clienta, el Hospital Nuestra Señora del Rosario de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana. Con esas pruebas, sin listas de espera diagnóstica ni quirúrgica, se ha operado en el Hospital Clínico. Así cualquiera. Porque otra cualquiera sabe de la espera para mamografía y la correspondiente para operación.

Sin embargo nadie, tampoco el medio de comunicación para el que trabajo, se ha molestado en explicar las vidas tan diferentes de una mujer madrileña como tú o como yo y la de su Presidenta.

Espe se pondrá buena pronto y, en olor de multitud, volverá a su agenda de multitudes, mientras la oposición evita meterse con una convaleciente. Mientras tanto, una mujer madrileña, como tú o como yo, una mujer cualquiera, seguirá en la lista de espera. Cosas del mercado.

Perra vida, sí Señora.

Erice Prietsland

BONUS SIN VERGÜENZA

Los altos directivos de Cajamadrid, irán a los tribunales y ganarán, el cobro de los bonus. Esas cantidades extraordinarias vinculadas a beneficios empresariales, resultados contables, evolución de las acciones en bolsa, cumplimiento de objetivos, etc…

Son prebendas y privilegios aprobados por los Consejos de Administración que no tienen nada que envidiar a los fichajes futbolísticos.

En el caso de los directivos de Cajamadrid eran 25 millones de euros a repartir, aunque el Consejero de Presidencia Madrileño, Francisco Granados, ha hablado de cantidades más grandes, que según informaciones apuntan a 40 millones.

Lo asombroso es que lo de Cajamadrid es pecata minuta comparado con lo que cobran altos directivos de entidades y empresas publicas y privadas. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Si hay ganancias porque hay ganancias. Si no hay ganancias porque las pérdidas son menores de las previsibles y estimadas. Ya se cuidan ellos de que los objetivos sean tan flexibles que son cumplidos de forma inevitable.

Son muchos los países que han introducido controles y limitaciones a los bonus pagados a altos ejecutivos. Aquí no.

Con crisis o sin crisis, siempre ganan. Esperpéntico, pero cierto.

Martha Morris.


Actualizaciones de Twitter

Blog Stats

  • 13,612 hits