ESPERA MÉDICA

Mi médico se ha instalado en una huelga de celo indefinida. Le asignan un paciente cada cinco minutos, pero él dedica a cada paciente el tiempo que estima oportuno.

De esta forma sabes la hora a la que te han citado, pero no sabes la hora de la cita, ni cuando terminarás la visita al médico.

Puedes estar citado a las diez y salir a las 12. O estar citado a las once y salir a las dos de la tarde.

Mi médico es así el paradigma de la vida moderna. El poder se empeña en poner horarios arbitrarios y la vida lleva su horario particular.

Hay pacientes que se indignan por la espera y otros que dan por buena esa espera porque saben que serán atendidos minuciosamente y sin prisas.

De nada sirve, por el momento, el cartel de la puerta “Los pacientes que lleguen tarde a su cita deberán solicitarla de nuevo”. No se sabe contra quién va dirigida la advertencia, porque es muy difícil, casi imposible, llegar tarde a la cita real, cuando la cita oficial se realiza con tanta antelación.

Está por ver, si en esta batalla constante, diaria, sin tregua, ganará mi médico, ganará el poder, o perderán los pacientes. Los pacientes siempre pierden, cuando menos el tiempo. Pero el tiempo, como bien es sabido, siempre termina perdiéndose.

Danny Parrer

Anuncios

0 Responses to “ESPERA MÉDICA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: