LAS MAÑANAS DE CARLOS CUESTA.

Carlos Cuesta se levanta por la mañana de excelente humor. Va a ser un día duro, pero productivo. Aún antes de ducharse acude a su cita con el ordenador. O primero leer su columna El Mundo. Eso le causa placer y la anima a vencer el sueño, después de trasnochar un poco. Obligaciones inexcusables al encontrarse al frente de “La vuelta al mundo” en Veo7, una de las TDT de Pedro Jota, concedida gracias a la magnanimidad de Esperanza Aguirre. Le sacaron de urgencia de la Jefatura de Redacción de Expansión, también de Pedro Jota, para darle aire al programa televisivo de la hora de mayor audiencia. Competir con El Gato al Agua, de Intereconomía, no iba a ser fácil tarea, pero Carlos cuesta no tiene miedo a estos retos.

Pero veamos le hemos dejado en el ordenador. Ya ha repasado el Mundo, algún confidencial y ha empezado a seguir a Federico Jiménez Losantos, porque, aún siendo cierto que Pedro Jota ha roto con Federico, no lo es menos que Carlos Cuesta es uno de los puentes que permanecen tendidos. Esta misma tarde Carlos Cuesta acudirá a la tertulia de César Vidal, el alter ego de Jiménez-Losantos en Libertad Digital.

Pero eso será esta tarde. Ahora tiene que ir al Círculo a Primer Hora de Telemadrid. Ely del Valle le abre sus puertas, de cuando en cuando, gracias a sus excelentes relaciones. Ely es un poquito mojigata y sospechosa de pertenecer a la escuela de Iñaki Gabilondo, pero no es mala chica y es respetuosa con los deseos de la Presidenta. Así que le invita al programa en días como hoy en el que hay que entrevistar a un político de la izquierda. Habrá que dar caña.

Luego, de nuevo en Telemadrid, Isabel Sansebastián le hará un hueco en su tertulia Alto y Claro. Hoy entrevistan a un sindicalista y … habrá que dar caña. Comida con Lucía Figar, mano derecha y portavoz de la Presidenta. Mucho más agradable que Güemes. Este daba órdenes socarronas. Lucía sugiere suavemente y ya tiene instrucciones claras.

Esta tarde con César Vidal y esta noche él será el anfitrión, presentador y director de tertulia. El gato al agua le sigue sacando ventaja, pero va recortando audiencia y todo se andará. Al final de la noche Carlos volverá a casa. Espera que triunfante, habiendo subido unos cuantos peldaños en su ascenso imparable. Si Esperanza dura mucho en Madrid y Pedro Jota sigue confiando en él para representarle en tertulias del inestable Losantos su carrera será no sólo imparable, sino su posición será imbatible.

Por lo pronto regresará con 3.000 euros más que esta mañana. Tiene motivos para cerrar tras de sí la puerta y respirar satisfecho. Soy periodista y respeto la norma no escrita, Perro no come perro. Pero, queridos colegas, Carlos Cuesta no es un perro como nosotros.

Nina Colbert

Anuncios

4 Responses to “LAS MAÑANAS DE CARLOS CUESTA.”


  1. 1 Fátima Aburto octubre 5, 2010 en 3:46 pm

    Tremendo! Claro que además no comprendo la norma. Eso no es corporativismo? Y no es algo poco ético?

  2. 3 Alfon octubre 6, 2010 en 9:03 pm

    Carlos Cuesta es un golfo surgido gracias a todo el enjembre periodístico. A lo que tenía que imperar y que empezó hará cosa de 20 años. Poco a poco fue desapareciendo el periodismo interpretativo y por lo tanto el periodista. La cosa se dividió, poco a poco, en dos caminos: la opinión y la mera, aunque mal llamada, información.
    La opinión cada vez ha ido convirtiéndose en algo más grosero, cuanto más gritona es la opinión, mejor. Y para opinar no es menester ser periodista: Hay pseudohistoriadores, pseudoeconomistas, hay …, en fin hay cantamañanas por todas partes.
    La mera, aunque mal llamada innformación, es lo que empezó a hacerse en las redacciones con los becarios y las becarias:
    – Vete a tal sitio, pregunta tal cosa y lo copias entre comillas (si es que es prensa, que si es radio o tele es el corte correspondiente con la frase más gruesa posible). O sea, la mera aunque mal llamada información era también opinión del personaje de turno. Una opinión breve, un titular, que después los que opinan iban a hacer crecer como la levadura. Y la opinión de éstos podía volver al titular del periódico. Cuanto más gritón, mejor…, la cosa ha degenerado y no parece que tenga solución.
    Periódicos supuestamente serios como El País también abandonaron la interpretación, también abandonaron el periodismo.
    Hasta la investigación, el culmen del periodismo desapareció, que era muy caro tener a unos tipos para sacar un repor al año. Era mejor negocio dejar dossiers en la puerta del periodista o del dire amigo y copiarlo, sin más confrontaciones.
    El asunto digital, la rapidez, la inmediatez, las nuevas hornadas de periodistas cada vez más incultos, sorprendentemente desconocedores de lo que les rodea (en realidad son simples loros) hace que todo haga aguas en beneficio de intereses espurios cuando no peligrosamente fascistoides.
    Pienso que el corporativismo murió tras las guerras iniciadas por Pedro J. y Prisa. La infanteria de las redacciones obviaron a Shakespeare y siguieron a sus jefes en la batalla y no pensaron en la profesión. Sus jefes eran negoaciantes del dinero y el poder. Ellos, unos gilipoyas.
    Es curioso, miro hacia atrás y el Mundo Obrero de hace 20 ó 25 años me parece prensa muchísimo más seria que la inmensa cantidad de cabeceras actuales, sin ser “órganos de partido”. Estaba claro donde estaba la opinión del Partido, donde estaba la interpretación y la mera información, seleccionada, eso sí desde la izquierda. Bueno de como se seleccionan las informaciones hablamos otro día.
    ¡Qué barbaro, te he dejado el callejón repleto de palabras! Yo creo que casi me he autopsicoanalizado. Disculpa, pero Carlos Cuesta me ha picado.

    • 4 elcallejondelesperpento octubre 7, 2010 en 4:05 pm

      No, te lo agradezco, porque veo que algunos jóvenes que nos vamos incorporando a la profesión podríamos suscribir punto por punto tus afirmaciones. Es triste que pasados los años y con libertad de información y expresión de por medio andemos como andamos…con más miedo que vergüenza a no escribir o contar lo que nuestros jefecillos creen que esperan de ellos sus jefes de redacción, que creen lo mismo de sus jefes superiores y así hasta el infinito, sin que nadie sepa al final de donde viene la decisión de ponerte de patitas en la calle.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Actualizaciones de Twitter

Blog Stats

  • 13,702 hits

A %d blogueros les gusta esto: