NADIA IVANOVA, MI INMIGRANTE

Nadia Ivanova (nombre virtual) vino de una de esas repúblicas desgajadas de la URSS, el imperio ruso de siempre reconvertido por los soviets. Un imperio desmoronado a golpe de piqueta sobre el Muro de Berlín. Cada cual tiró por su lado, Estonios, Letonios, Lituanos, Azerbaiyanos, Bielorrusos, Ucranianos, Chechenos, Georgianos. Unos más ricos, otros más pobres, otros condenados a las guerras intestinas.
Nadia trabaja en mi casa y en otras muchas casas. Acusa a los rusos de haberse llevado el dinero de su país, condenándolos a la crisis permanente, al conflicto político, a la lucha social, a los salarios bajos y los precios altos… y a la emigración.
Nadia dejó a sus hijos a cargo de su anciana madre y, con su marido, se vino para España. Aquí había trabajo y empresarios dispuestos a dar trabajo, con o sin papeles, con o sin contrato. Podía haberlo intentado en Alemania o en Francia, pero en España era más fácil evadir los controles de la economía sumergida y la contratación irregular. Así que aquí está.
Durante unos años, Nadia ha podido trabajar y mandar dinero a sus hijos, que estudian en universidades. Su marido ha trabajado a destajo en la construcción, en un trabajo tóxico, bebiendo dos litros de leche diarios para intentar paliar los efectos de los gases inhalados. Pero la construcción se ha hundido. El marido no tiene trabajo y ella trabaja mal que bien, pero ya no puede mandar dinero. Además tienen que pagar un crédito que pidió para arreglar su casa en su país. Eran buenos tiempos. Quién iba a pensar que faltara el trabajo.
Nadia es tremendamente religiosa. Visita su iglesia ortodoxa siempre que puede. Si no va a una iglesia católica. Ahora ha depositado todas sus esperanzas en un viaje a Fátima, organizado por una parroquia. Allí venden unas vírgenes cuyo manto cambia de color al ritmo del tiempo que se avecina.
El futuro de Nadia y el de su marido es incierto. Ella cuida a nuestros viejos, limpia nuestras casas, va cumpliendo años y está cada vez más cansada. Su marido lleva meses, casi años en el paro y piensa utilizar amigos moscovitas para encontrar un trabajo en la capital del imperio.
La situación de muchos españoles es muy dura en esta crisis, pero no suele faltar la familia cerca, para mitigar los golpes. Esta gente no tiene a nadie.
Por eso alucino cuando un vecino cualquiera, en la escalera, culpa de la crisis a los emigrantes que vinieron a ocupar nuestros puestos de trabajo y a mandar dinero a sus paises.

Inma Reichmann

Anuncios

2 Responses to “NADIA IVANOVA, MI INMIGRANTE”


  1. 1 Vicente Torres agosto 25, 2010 en 6:57 am

    Evo Morales, por ejemplo, culpa a España por no acoger más bolivianos. Alega que cuando los españoles fueron allá no encontraron ninguna traba. Olvida Evo que ha España ha acogido en un muy breve espacio de tiempo muchos más inmigrantes de los que podía. El gobierno de Evo debió advertir a sus emigrantes que venían a una trampa, pero no le conviene. Juega sucio con sus propios ciudadanos.
    Los gobernantes españoles, por su parte, han consentido esta trampa porque tampoco quisieron darse cuenta de que un día u otro iba a explotar.
    Esta trampa, de la que se han beneficiado unos pocos, ha resultado terrible para muchos españoles y para la mayoría de los inmigrantes. Pero éstos no tienen la culpa, que recae en los políticos españoles y en los de sus países.

    • 2 elcallejondelesperpento agosto 26, 2010 en 10:41 am

      España ha recibido exáctamente los inmigrantes que los empresarios estaban dispuestos a contratar o a hacer trabajar sin contrato, ni seguridad social, ni derecho a paro. Ahora la crisis llega y unos se van y otros se quedan pasándolas canutas. No aceptaría ni su trabajo, ni sus salarios, ni sus pisos compartidos. Lo de Evo Morales es cosa tuya. No he hablado de él, Vicente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: