Archivo para 25 julio 2010

LEY DE COSTAS…¿QUÉ COSTAS?

El verano tiene estas cosas, te obliga a dar una vuelta por España en busca de sol, playa, calor, chiringuitos, mar. Cuando un periodista  como yo vive en Madrid, tiende a mitificar la playa. Luego no es para tanto, vamos a reconocerlo.

Este año me ha tocado desembarcar en Almería, durante una quincenita entera. Cuando se tienen niños y yo tengo hasta tres, no hay más remedio. Así que he terminado por hacerme con un apartamento playero a precio de plata, que el oro de estos lugares se ha ido agotando para los infinitos especuladores que han hecho más de doce años de agosto especulador por estas tierras.

Se venden muchos apartamentos hipotecados e impagables, se venden todos los pisos nuevos sin comprador y sin vecinos. Puedes convertirte en Presidente de una Comunidad de Vecinos donde sólo vives tú y no todo el año. Se venden esqueletos de casas que no pocrán terminarse nunca, o que terminan los bancos para no entrar en pérdidas. Se venden solares urbanizados pero inconstruibles. Se vende lo que no vale nada, pero por lo que se pagaba mucho hace sólo dos años.

La ley de costas permite derribar casitas marineras de pobres pescadores. Los chalets, mansiones y urbanizaciones cerradas, con guardia de seguridad no tienen esos problemas y tienen  acceso directo a playas donde casi sólo se puede acceder desde sus urbanizaciones.

Y yo que creía que Madrid era el callejón del esperpento, cuando el esperpento campa a sus añchas por la España toda.

Robert Newman

CUENTO DE LA DEPENDENCIA: UN FINAL INFELIZ

Os hablé hace no mucho de mi tío Roberto Sandoval y su dependiente esposa Margarita Gutiérrez. Tras meses de insistencia en su solicitud de beneficiarse de la ley de dependencia no había conseguido ni plaza en una residencia, ni prestación económica alguna.

Hace pocos días recibió por fin una carta en la que le informaban que, una vez concedida la prestación económica para ayudar al pago de la residencia privada en la que había ingresado a Margarita, debía dar un número de cuenta en la que ingresar la cuantía de la misma.

Pues bien, ayer Margarita moría en un hospital madrileño y esta mañana será enterrada. Es lo que tienen los mayores. Cuando los Gobiernos no les ayudan cuando lo necesitan, más tarde o más temprano la muerte viene a solucionar los problemas. Nuestros Gobiernos han aprendido bien la lección del Generalísimo: El tiempo soluciona los problemas. Si un joven tiene problemas, la edad los solucionará. Si un viejo tiene problemas, el tiempo de la muerte los solucionará.

Así de sencillo, así de cruel, así de eficaz y eficiente.

El cuento de la dependencia de Roberto y Margarita ha llegado a su fin. Infeliz final, pero final al fin. El de otros muchos espera a la muerte.

Klaus Herzog

METRO DE MADRID: ALUCINA

Este país vive en un desorden organizado que asegura y garantiza excelentes resultados económicos para unos cuantos aprovechados, oportunistas y cazarrecompensas.

Hay quien se escandaliza de que unos cuantos aguerridos futbolistas se embolsen cerca de 600.000 euros cada uno, por ganar el campeonato del mundo de fútbol. No diré que me parece poco dinero porque tardaré más de diez años en embolsarme esa cantidad si sigo ganando lo mismo y juro que no soy menos aguerrido que ellos en mi profesión, persiguiendo la noticia con el mismo ahínco con que ellos persiguen su gol.

Pero cuando comparo esas cantidades con lo que Metro de Madrid gasta en publicidad cada año, alucino. Más de 12 millones al año entregados a agencias de publicidad vinculadas a personajes como Miguel Ángel Rodríguez, ex de Aznar.

Todo ello, al tiempo que no se repara en medios para forzar una rebaja de salarios de los trabajadores de METRO de 7,9 millones de euros anuales, mientras cualquier madrileño podría preguntarse qué necesidad tenemos de gastarnos tal cantidad de dinero para hacer publicad de un servicio que utilizamos como bebemos agua, o como respiramos.

Este país es un desorden organizado en un callejón del esperpento y Madrid, la capital del esperpento.

ESPAÑA: EL MEJOR EQUIPO DEL MUNDO

Ví el partido como muchos, con la familia, en casa, mitigando el calor a base de refrescos, combatiendo los nervios a base de comentar las jugadas.

El partido se resolvió in extremis.  El partido fue duro.  El partido, fue apasionante y se resolvió bien para a Roja.

Ahora sí, la Roja seguirá siendo la Roja.  La roja seguirá suscitando pasiones. La Roja seguirá siendo de futbolistas de toda España, muy especialmente del Barcelona y llenará las calles de banderas de España.

Será odiada por ser la Roja y por inundar Cataluña de banderas de España.

Que nadie olvide que, ganando para España, besan la senyera si son catalanes y la ikurriña sin son vascos.  Que nadie olvide que, siendo catalanes o vascos, no niegan un pase y ponen la pelota a los piés de un compañero, porque lo importante es marcar gol y ganar el partido.

Viene bien a este país este triunfo, esta copa, este trofeo.  El mejor equipo del mundo.  Viene bien porque cuando todo cae, se desploma, se hunde en la economía y el empleo, un pelotón de jóvenes ha demostrado que juntos podemos.  Juntos no es contra nosotros mismos. Juntos no es uniformados.  Juntos es desear seguir juntos, aceptándonos como cada uno somos y … a jugar, que queda mucho partido.

Iker Puyol

UNA PAJA POR EL CULO

Lo reconozco, estoy muy, pero que muy sensible. No me cabe una paja por el culo. Hoy me querían cobrar por un arreglo de un pantalón que acababa de comprar, Es que los arreglos en rebajas se cobran, me cuenta el dependiente. Tras un tira y afloja deciden no cobrarme, tal vez para no dar más mala imagen de la necesaria ante otros clientes, en momentos de crisis. Cualquiera puede pensar que están a punto de declararse en quiebra y basta un rumor para que las ventas bajen y la quiebra sea un hecho cierto.

El triunfo de la Roja, sin embargo, ha mitigado ese odio visceral, esa tensión constante que se ha apoderado de mí. Hoy mismo, también, he dejado pasar por delante de mí, a otro vehículo que quería torcer a la derecha y que en otra circunstancia huebiera recibido pitidos e improperios. Los efectos relajantes del partido perduraban, al menos, hasta esta misma mañana.

Necesitamos que la Roja gane. Necesitamos que el orgullo se instale entre nosotros una temporada, al menos lo que dure la crisis. Nos viene muy bien después de la chulería de los germanos, de los banqueros alemanes (los mercaderes a los que debemos la mayoría del dinero en este país), de la Merkel y sus ministros, que nos desprecian abiertamente en los organismos europeos e internacionales.

Además nuestro puesto en la final, con o sin triunfo definitivo, aunque al alcance de la mano de una mayoría catalana en la selección, despeja el futuro del nombre de la escuadra nacional, que seguirá siendo La Roja y limita considerablemente los efectos del problema estatutario de Cataluña versus Espanya, artificialmente hinchado por quienes no quieren entender una realidad plural en lo cultural, lo lingüístico y hasta de sentimientos nacionales que invaden a cada quien, sin necesidad de entorpecer la posibilidad de construir un proyecto común.

Ojalá el domingo, todas y todos en este país, nos sintamos henchidos de orgullo por La Roja, en la que cabemos todos, jugando en equipo.

Iker Pujol

EL REY ARTURO DE CANTOBLANCO

Es incansable el Presidente de la Patronal madrileña, CEIM, de la Cámara de Comercio, de la patronal de capitales europeas y de las empresas que sirven a las fuerzas armadas europeas, además de otras presidencias menores. Tiene buena boca y a nada dice que no. Mucho menos al Rey, Arturo ha comprado un coche al monarca. Un Masetrati de desconocida procedencia que ha pasado a engrosar la flota de coches de lujo y deportivos que preserva como oro en paño, en su Camelot de Cantoblanco. El problema de Arturo es que habla demasiado y quien hace negocios con él termina en las páginas de algún periódico, incluido el Rey.
Estos días es la comidilla de los mentideros de la Villa y Corte. La toma de posesión de Arturo como Presidente de la Cámara de Comercio madrileña, vieja aspiración de todos los Presidentes de CEIM, se convirtió en un dimes y diretes sobre sus tratos automovilísticos con el monarca. Elegido por unanimidad para el cargo, esta circunstancia dejó paso a comentarios jugosos de todo tipo entre empresarios, periodistas e invitados de todo pelaje, desde el alcalde de Madrid, a la Presidenta de la Comunidad. Tal vez éste haya sido el regalo de despedida de Santos Campano, el pastelero madrileño desplazado dela Presdencia de la Cámara, que se despidió del cargo y lo traspasó a Arturo con un cariñoso “abrazo” y un “beso” evangélico.
Madrid…callejón del esperpento.

Richard Felton

MUSICAS DE MADRID

Quisiera que mi hija estudiara música. Me dirijo a una Escuela Municipal de Música y me entero del calendario de matriculación. Vivo en Madrid como otros lo hacen en Getafe, Alcobendas o Rivas-Vaciamadrid. Un defecto como otro cualquiera que también constato en este momento.

Para empezar, cada Escuela Municipal de Música, es la República Independiente de su aire. Una especie de franquicia gobernada por una empresa privada de música que hace y deshace a voluntad.

Entonces tú vas y echas una solicitud para tu hija. Sólo puedes echar esta solicitud. No puedes pretender ser ciudadano de otra República. Si lo intentas, tu solicitud es anulada en ambas repúblicas y pasas a ser apátrida.

Ya sé que es impropio hablar de República, cuando vivimos en una monarquía y, además, en la capital. Pero se me entiende, creo.

Al cabo de un tiempo mi niña aparece en una lista, entre otros 648 solicitantes, ocupando por orden alfabético el número 284.

El número de plazas que hay es de 53, pero aún no sé si mi niña ha tenido suerte o no. Ha sido admitida en una lista. Hay más de diez niños para cada plaza. Pero todo depende de un sorteo, en el que una bola determinara por qué número empieza a pedirse plaza. Imaginemos que sale el 230. Mi hija pediría de los primeros. Pero la suerte es la del enano para la mayoría. El sorteo dice que el primero en pedir será el número 47. Bueno, no ha quedado mal la cosa. Cuando se agoten las 53 plazas disponibles, le quedarán a mi hija mas de 180 plazas por delante, en lista de espera rigurosa, que no se moverá ni un ápice en todo el año, salvo que se crease algún grupo nuevo y pudiera moverse en 12 ó 14 puestos.

Por supuesto, esta es la lista de esta escuela, no intercambiable con ninguna otra. La unidad, ni digo de España, digo de la capital, se rompe por la música.

Mis amigos de Getafe, Alcobendas o Alcalá ya tienen a sus hijos matriculados en una escuela municipal de música. Yo comienzo ahora otro viacrucis. Voy a ver si la empresa que gestiona una Escuela Municipal de Música, me admite a la niña como cliente de pago. Aquí, en Madrid, en la capital, en más del noventa por ciento de los casos, si quieres algo, hay que pagarlo.

El último acto que realizo es dejar a mi niña inscrita en la lista de espera. Una señorita, a la que sólo faltan los galones, toma nota de los padres y madres citados a las 7 de la tarde y después de avisar que si alguien va al servicio, lo haga saber, para no perder el turno, va llamando solemnemente por el nombre del niño o niña, que, tras rendir pleitesía, en compañía de madre, padre o ambos, a las administrativas de turno, queda inscrito en una lista de espera indefinida e infinita.

Esto es Madrid y de Madrid al cielo, ya se sabe.
Mariam Wolfe


Actualizaciones de Twitter

Blog Stats

  • 13,640 hits