Archivo para 27 marzo 2010

ALCALDESA AGUIRRE: MADRID EN SEMANA SANTA

Tras las vacaciones de Semana Santa, los partidos políticos en Madrid afrontan su duda existencial sobre los candidatos o candidatas para presidir la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos, especialmente el de la capital.

Las encuestan apuntan un resultado muy reñido para las elecciones regionales madrileñas y así se explican muchas dudas y tensiones internas de los partidos madrileños. Madrid no es cualquier plaza. Cortar orejas, rabo y salir por la puerta grande, es extremadamente difícil porque el respetable madrileño es tremendamente exigente.

Nadie parece dispuesto a dar por perdido Madrid, porque lo que ocurra en Madrid marcará la moda y las tendencias a nivel nacional. Dar por perdido Madrid, o darlo por ganado anticipadamente, puede constituir un error tremendo que ni PP, ni PSOE, pueden permitirse.

En el PSOE, Tomás Gómez lucha denodadamente por su candidatura, mientras Pepe Blanco le siega la hierba bajo los pies, apuntando a Trinidad Jiménez, que gana peso en las quinielas, como candidata a la Comunidad Madrileña. Mientras, Zapatero ha dado la última oportunidad a Tomás Gómez para recomponer la figura y poner a sus tropas en orden de combate. De ahí los intentos del ex-alcalde de Parla para separarse de Ferraz y construirse un perfil propio, con propuestas cercanas a los problemas de los madrileños y a la rueda de los errores de la Presidenta.

Son muchos los que consideran, a estas alturas, que por motivos internos o externos, Tomás Gómez ha perdido su capital como alcalde más votado de España. Trini contra Espe sería todo un espectáculo mediático. Sin embargo no hay que olvidar que Zapatero eligió a Tomás, como eligió en su día a Sebastián y no le gusta dejar tirados a los suyos. A fin de cuentas Zapatero ganó el partido por los pelos y el gobierno de forma inesperada, por un error de cálculo y las mentiras de última hora de Aznar. Tampoco olvidemos que un gris Simancas ganó a una candidata Aguirre que venía avalada por sus cargos de Ministra y Presidenta del Senado. Fueron precisamente dos aliados de Pepe Blanco los que traicionaron la confianza del Partido y negaron el apoyo a Simancas, por oscuros motivos que aún el Señor Tamayo sigue amenazando con dar a conocer y que, tarde o temprano, se destaparán.

Otra opción que se baraja, aún con poca viabilidad, es mandar a Tomás Gómez a las listas del Ayuntamiento de Madrid, o hacerle ministro. Suena pero pocas posibilidades.

Estas decisiones en el PSOE se ven muy condicionadas por las maniobras de última hora que puedan producirse en el PP: Una filtración reciente que circula por las redacciones, apunta a que Sol presiona a Rajoy para que Esperanza ocupe el puesto de Gallardón en el Ayuntamiento, al tiempo que éste pasaría al segundo puesto, tras Rajoy, en las listas del Congreso por Madrid, un año después.

El rumor incluye, tal vez para enmascarar el globo sonda, a Güemes como candidato a la Comunidad de Madrid, tras un año de reposo en el Instituto de Empresa. Los rumores siempre tienen algo de verdad y ésta puede ser muy probablemente el que Esperanza Aguirre ansía ser la primera alcaldesa de Madrid, habiendo sido Ministra y primera Presidenta del Senado. Luego, sólo quedaría la Presidencia del Gobierno de la Nación, para cerrar el círculo. Además, como alcaldesa, puede ser diputada, mientras que como Presidenta Autonómica lo tiene vetado.

Para mayor abundancia de beneficios, el granero de votos del PP en Madrid capital está a mejor recaudo que en la Región, donde la intrusa Rosa Díez podría arrebatar la mayoría absoluta al PP, o eso dicen las encuestas.

Dos personalidades populistas en el mismo gallinero pueden ser una bomba de relojería, máxime si, como se afirma en los círculos de UPyD se votarán a si mismos en la investidura, obteniendo la Presidencia quien más votos obtenga y vendiendo caros sus apoyos en cada votación en la Asamblea de Madrid.

Rosa Díez aspira a reforzar su lista madrileña con personalidades como José María Fidalgo, quien desde que perdió la Secretaría General de CCOO, se ha refugiado en el Instituto de Empresa (como Güemes), y participa en foros y tertulias variadas, participando en la presentación del programa económico del partido de Rosa Díez, demostrando así, una vez más, sus preferencias.

Por si acaso, Aguirre ha hecho desaparecer a Rosa Díez de la plantilla de Tertulianos de Telemadrid, tras comprobar que puede suponer merma para su caudal de votos en Madrid. Perder o gobernar en minoría con los apoyos de Rosa Díez podría suponer el canto del cisne político de Aguirre.

Falta saber si Mariano Rajoy impondrá sus criterios, o se dejará imponer las listas madrileñas para las municipales y autonómicas, cediendo a la audacia política de la lideresa.

Los únicos que hasta el momento han cortado el nudo gordiano de las candidaturas, han sido los chicos de Izquierda Unida, por el expeditivo método de laminar uno de sus valores más sólidos, Inés Sabanés, gracias a las alianzas cambiantes de las familias internas que han dejado en manos de Gregorio Gordo la cabecera de lista autonómica y en Ángel Pérez las del Ayuntamiento de Madrid. Saben que el rechazo a las políticas del PSOE por la izquierda les puede consolidar. En el mejor de los casos gobernarán con el PSOE. En el peor de los supuestos se esconderán en su tarea de oposición, donde saben moverse como pez en el agua.

Además el candidato aporta menos de lo que se piensa, al resultado final, cuando hablamos de formaciones como IU.

En sus aspiraciones sólo pueden topar con la escisión de los partidarios de Llamazares en Madrid, encabezados por Inés Sabanés, que deshojan la margarita de presentar otra candidatura a la izquierda del PSOE.

El Callejón del Esperpento va a estar muy transitado este año, cargado de sorpresas. Seguiremos informando.

Karem Frisch

Anuncios

MALAS NOTICIAS PARA EL PERRO FLACO DE GERARDO.

Las malas noticias nunca vienen solas y a perro flaco todo son pulgas.  Gerardo Díaz Ferrán, que hasta hace bien poco presumía de haber construido un imperio sobre el minimalista negocio de un par de autocares que tenía su padre para transportar viajeros, ve como se desmoronan ante sus ojos las bases de unos negocios que él creía sólidos y perdurables  y no lo eran tanto.

El tandem Gerardo-Gonzalo, o Díaz Ferrán-Pascual, ha perdido fuelle y se precipita por momentos hacia el abismo.  Desde posiciones liberales sólo cabe constatar el desastre, tomar nota y dejar hacer al mercado.  Pero Esperanza Aguirre no es una liberal al uso y anda preguntando por los corrillos que se montan a su alrededor, qué posibilidades tienen Gerardo  de resistir en todos los frentes abiertos.

Arturo Fernández, cuñado y heredero en la CEIM de Gerardo, no puede sin embargo, mentir a la Presi y reconoce que la situación no es buena y que su pariente lo tiene muy mal en los negocios y en CEOE.

El grupo asegurador Mercurio acaba de ser disuelto por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones del Ministerio de Economía.  Seguros Mercurio no cuenta con la liquidez necesaria para hacer frente a los compromisos inmediatos y el regulador considera que retrasar la medida sólo puede contribuir a incrementar los riesgos, motivo por el cual, ni se ha molestado en aplazar 45 días la decisión, como reclamaba la compañía de Seguros, en espera de que algún milagro inversor inyectara liquidez adicional en la Compañía.

Le duele a Esperanza porque Gerardo ha sido compañero fiel en su recorrido presidencial, por más que en los últimos tiempos sus penas con Aerolíneas Argentinas, su primer gran pecado de capital, le obligara a templar gaitas con el Gobierno de la Nación, e incluso a no ser un aguerrido aguirrista en el combate personal de la Presi con el ya ex -Presidente de Cajamadrid, a quien Díaz Ferrán apoyó desde su puesto en el Consejo de Administración. 

Al final traicionó a Blesa y este le pagó revelando impagos de créditos y demás zarandajas, para desacreditar aún más el crédito en horas bajas de Gerardo.  Una puñalada de última hora que ha sido más que pulga en el flaco galgo de los amigos Gerardo y Pascual.

Primero fue Aerolínea Argentinas, el destino de los créditos oficiales, los juicios abiertos, los conflictos con el Gobierno Argentino.  Hubiera sido superable si la crisis no hubiera segado la credibilidad y financiación de las empresas.  La caída de la compañía de bandera de los Marsans, Air Coment, de un día para otro, dejando a miles de viajeros en el dique seco de los aeropuertos y a cientos de trabajadores en la calle, fue un anuncio público que ponía precio a la cabeza de los dos socios.

Ningún patrono le ha retirado la confianza al frente de la CEOE, pero pocos le apoyan en público, y muchos le critican en privado.  No Arturo aunque, a estas alturas, duda de su futuro como empresario y jefe de la poderosa CEOE.

Sólo faltaba Seguros Mercurio, la Compañía que asegura al Grupo Marsans, que de golpe se encuentra descubierto por otro nuevo flanco.  El torpedo ha entrado de lleno en el caso de Marsans y todo apunta a que será cuestión de tiempo que empiece a hacer agua, al tiempo que se abren nuevas vías, por más que el gobierno aliente vías de financiación para taponar la brecha.

La caída de Pascual daría casi igual, pero la caída de Gerardo no le viene bien a casi nadie.   No le viene bien a Esperanza que pierde un adalid siempre dispuesto a cubrir sus apuestas privatizadoras y defenderla a “micrófono abierto” cuando no puede hacerlo en micrófono oficial.  Un financiador del Partido sin complejos

No le viene bien a Zapatero, que tiene pendiente una negociación con empresarios y sindicatos, que amenaza ruina por las imprudencias intencionadas de algunos responsables de la CEOE, como Cavada, que unas veces responden a facciones de la CEOE y otras a fracturas del propio PP.  Una CEOE desgobernada es mala noticia para cualquier gobierno.  Gerardo, no siendo una bicoca, es de esos empresarios dispuestos a entenderse con el que manda y dispuesto a pactar si hay chicha de por medio.

Tampoco le viene bien a los sindicatos UGT y CCOO.  Si para ellos la despedida de Cuevas marcó un difícil periodo de readaptación a una CEOE que se entendía a sí misma más como lobby que como organización patronal profesionalizada, un nuevo cambio patronal, sin seguridad de estabilizar a la CEOE, en tiempos de crisis, con el desarrollo del Acuerdo de Negociación Colectiva pendiente y unas negociaciones con el Gobierno y patronal abiertas, mientras los políticos se muestran incapaces de alcanzar acuerdo alguno de futuro, puede desembocar en tensiones que fuercen al Gobierno a tomar medidas que toquen derechos laborales.

En cuanto a Arturo, cómo no decir que se hincha cuando alguien lo nomina para ocupar el puesto de Gerardo.  Pero ahora que tiene al alcance de la mano añadir el diamante de la Cámara de Comercio a su presidencia de la CEIM y con la seguridad añadida de tener hilo directo con Rato, desde su asiento en el Consejo de Administración de Cajamadrid, donde el calor del dinero no falta nunca, no necesita entrar en el avispero de la cúpula patronal española.

A nadie le viene bien, pero ya verán ustedes, queridos lectores, cómo nadie saldrá en su defensa porque nadie quiere salir en al foto con un condenado y Gerardo lleva visos de serlo.  Por merecimiento propio, todo hay que decirlo.  Su ambición desmedida le hizo incurrir en riesgos innecesarios, acudiendo a batallas empresariales y políticas, buscando la fama que a tantos ha hundido y descuidando la salud de sus empresas, que se pone a prueba no cuando el tiempo es bueno, sino cuando el frío y la tormenta arrecian y el proyecto empresarial de Gerardo, ya está claro, no resiste bien el temporal.

LA CAIDA DE JUANJO GÜEMES

Arden las redacciones con la caída de Juan José Gúemes, portavoz del Partido Popular de Madrid y Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Las especulaciones sobre las causas son muchas y casi, casi, con total seguridad, todas las que se anuncian tengan algún resto de verdad entre las uñas.

Unos me dicen que Güemes había protagonizado varias meteduras de pata sonadas y que él mismo podía temerse un revolcón como éste. El lío generado en torno a la Ley de libre elección de médico, unificando las 11 áreas sanitarias madrileñas ha dado para muchos titulares en los periódicos. La Presidenta no podía ver con buenos ojos que la baza de los nuevos hospitales, de la que ha presumido hasta la saciedad, se vea embarrada por un debate tortuoso sobre la unificación en un sólo área.

La intervención del Defensor del Pueblo y de la Ministra de Sanidad, se saldó por los pelos a cambio de compromisos personales de Güemes con la Ministra Trinidad Jiménez, sobre el apoyo de Madrid a los Acuerdos del Ministerio con las Comunidades Autónomas. Trinidad Jiménez, aunque no figure en muchas quinielas sigue siendo una firme candidata en la sombra para pelear el sillón presidencial de Madrid a Esperanza Aguirre.

Hoy mismo, el Consejo Interterritorial de Sanidad (Ministerio y Comunidades Autónomas) tenía encima de la mesa un acuerdo sobre el control del gasto sanitario mediante la creación de una Central de Compras. El control del gasto sanitario que consume más de un tercio del gasto total de la sanidad es algo muy goloso para negociar con los proveedores de productos farmacéuticos. Demasiado goloso como para devolverlo al Gobierno Central. Basta pensar en la compra de millones de vacunas contra la Gripe A, que se ha demostrado finalmente mucho más inocua de lo anunciado, pero que ha salvado la vida a unas ahora agradecidas multinacionales farmacéuticas.

Otro choque sonado de Esperanza con su Consejero provino del Acuerdo suscrito con algunos sindicatos sanitarios para forzar la jubilación de los médicos. Acuerdo que llegó a publicarse en el Boletín Oficial de la Comunidad y que fué retirado de inmediato por orden expresa de la Presidenta, ante el malestar generado en el Colegio de Médicos y la organización sindical mayoritaria entre los facultativos. Juliana Fariña, Presidenta del Colegio, jugó sus cartas y, aún a costa de dejar con el culo al aire a los otros firmantes, Güemes se sometió a los designios de la Presidenta, no sin una sonora bronca en el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Bronca que volvió a repetirse en un ulterior Consejo de Gobierno, cuando Güemes planteó que tenía un acuerdo con los sindicatos para facilitar la existencia de un número mayor de representantes sindicales, creando siete zonas de salud en el área única, con unidades electorales en cada una de ellas. Aguirre llegó a acusarle de haberla metido en el charco del área única para ahora regalar liberados sindicales, para que la abuchearan.

Todo indica que Güemes la veía venir y ha preparado su salida, que ha coincidido con la salida indefinida de su suegro, Carlos Fabra, de la Diputación Provincial de Castellón, por “motivos de salud”. Da la casualidad de que su suegro se encuentra también en Madrid y esto ha hecho saltar las especulaciones sobre otros motivos de rango legal para la salida, que estarían por ver.

Hay quien no descarta que sus buenas relaciones pasadas con Rodrigo Rato faciliten su desembarco en Cajamadrid, con un cargo en la nueva dirección ejecutiva de Rodrigo Rato, que remodelará, sin tardanza, la actual dirección heredada de Blesa. Todo ello tras su paso por el Instituto de Empresa, que se está convirtiendo en retiro habitual para políticos y hasta sindicalistas como el señor Fidalgo, sometidos a un paréntesis forzoso, mientras desgranan la margarita de nuevas oportunidades empresariales o políticas. En la batalla por Cajamadrid los Consejeros Granados, o Beteta, han salido en defensa de la opción de Nacho González a la Presidencia de la Caja, mientras el Portavoz del Partido, el siempre beligerante Güemes, se ha dejado ver poco, sobre todo desde que Rato apareció en escena y éstas son de las cosas que Esperanza no perdona.

La Presidenta madrileña ha aprovechado el momento, con el don de la oportunidad que la caracteriza,  para reordenar un poco el patio, en una operación que no pudo acometer en toda su extensión a causa del intento fallido de poner a su mano derecha, Ignacio González, en la Presidencia de Cajamadrid.

Asciende a Lasketty desde el ínfimo puesto de Consejero de Inmigración, hasta la Consejería de Sanidad que es, con mucho, la que mayores recursos gestiona en el Presupuesto autonómico. Más de 6000 millones de euros. Así, el nuevo cargo del ex-Secretario General de las FAES, permitirá paliar los daños causados en sus relaciones con Aznar, a causa de su guerra con Blesa, amigo personal de José María Aznar y quien le colocó al frente de Cajamadrid. Hay quien cuenta que Aznar pidió personalmente a Aguirre, con poco éxito que no cortase la cabeza a Blesa.

La Consejería de Inmigración pasa  manos de Paloma Adrados, Consejera de Empleo y Mujer, silenciosa, pero fiel, trabajadora, eficaz y con buenas relaciones con la CEOE. Por último, el cargo de Portavoz del Partido, queostentaba Güemes, será ocupado por Lucía Figar, Consejera de Educación, alumna aplicada del clan de jóvenes de Becerril, que mantiene exclentes relaciones con sus integrantes, entre ellos el yerno de Aznar, Alejandro Agag, y que ha sabido liderar con éxito a los Consejeros de Educación de Comunidades gobernadas por el PP, en el torpedeo de las negociaciones bienintencionadas de Angel Gabilondo para alcanzar un Pacto Educativo.

Esperanza mueve fiha y sitúa sus peones. No será el último movimiento, porque hay mucha partida por delante.

Nadia Palmer

ESPERANZA AGUIRRE, COMO OXIMORON

El oximoron es una forma del lenguaje, una figura lógica, utilizada en la retórica, en la poesía.   Es una palabreja inventada, compuesta por dos palabras griegas (oxýs y morós).  Dos términos contradictorios.  Agudo y punzante, junto a fofo, tonto, romo.  Los oximoron consisten, por lo tanto, en juntar dos conceptos opuestos, contradictorios, para dar lugar a un nuevo sentido.

Para entendernos, cuando decimos “crecimiento negativo” o “ángulo recto”,  estamos usando un oximoron.  Cuando un escritor como Quevedo utiliza expresiones como “hielo abrasador”, “fuego helado”, “herida que duele y no se siente” está utilizando el oximoron.

Esperanza Aguirre, la Presidenta de la Comunidad madrileña, ha convertido el oximoron en figura y forma de expresión política.  Es uno de los personajes políticos  de nuestro tiempo que puede sumar un mayor número de oximoron en su comportamiento cotidiano.

Para empezar, Esperanza Aguirre presume de “clásica moderna” y se presenta como “apuesta segura”.  Defiende el “capitalismo de Estado” y siendo “liberal es intervencionista”.  Es defensora de los “impuestos bajos” y el “déficit cero” y, tras su “lógica borrosa”, cada día apuesta por que “la mejor defensa es un buen ataque”.  Sus errores son “errores calculados”, sus “desacuerdos unánimes”, sus “egoísmos compartidos”.

Con sus “citas previas”, sólo ha conseguido “pacientes airados”.  Con su “moral flexible”, se ha convertido en campeona del “pacto sin compromiso”, el “rumor fidedigno”, el “si pero no”, la “verdad relativa”, los “saltos hacia abajo”, la “variabilidad constante” y el “zig-zag”.

Su “historia del futuro” es “guerra Santa”, “Guerra Justa”, reescritura de la “guerra civil”, mediante una “lógica borrosa” que conduce a una “opulenta miseria”, a una “realidad virtual”, a una “inteligencia televisiva”, a una  “democracia elitista”, a una “falsa realidad”, una “ficción verdadera”.

Experta en “relaciones de amor-odio”.  Esperanza y Aguirre son un oximoron de la política.  Un compendio de oximoron, de mística del poder.

CAMPANO DA LA CAMPANADA

 Esperanza Aguirre se declara en rebeldía ante la subida del IVA anunciada por Zapatero. Podría haber lanzado por delante de sus tropas una avanzadilla de organizaciones subvencionadas, de mercenarios, declarando la insumisión a la medida de Zapatero y apoyándolos después.

Vaya por delante que considero que la subida del IVA va a tener malas consecuencias sobre el consumo y sin consumo no habrá crecimiento económico, ni empleo.

Aunque el IVA es el recurso más fácil del Gobierno para sacar dinero de debajo las piedras. El IVA lo pagamos cuando compramos y ya está. No es lo mismo que obligar a pagar más en la declaración de la renta o reinstaurar el impuesto del patrimonio, por más que la Ministra Salgado salga ahora con que eliminarlo fue un error.

 Además creo que haría bien el Gobierno en tomar en consideración la propuesta de algunos empresarios de retrasar el pago del IVA hasta el momento en que cobren la factura y no antes, porque los impagados y la morosidad son altos y perjudican a las empresas.

Pero claro, eso no autoriza a la Presidenta de una Comunidad Autónoma para encabezar un Motín contra el IVA, ni declarar la guerra al Gobierno Central. Declararse en rebeldía no me parece lo más apropiado en estos momentos, porque, si cunde el ejemplo, España va a ser ingobernable y la balcanización no tardará en llegar. Puede que sin guerras, pero con divisiones complicadas de superar.

Al quite ha salido de inmediato el defenestrado Presidente de la Cámara de Comercio, recluido en el gueto de la Federación de Autónomos de la CEIM, tras intentar frenar sin éxito, las ansías de notoriedad de Arturo Fernández.

Salvador Santos Campano se ha sumado de urgencia a la rebelión contra la subida del IVA, dejando claro que sigue vivo y coleando, dispuesto a dar juego a nuestra Presidenta desde su nuevo destino.

Cuentan que Santos Campano lo intentó todo antes de ceder su cargo presidencial en la Cámara de Comercio, utilizando sus influencias sobre la Presidenta madrileña, y hasta amenazando con difundir informes sobre Arturo elaborados por una agencia de detectives contratados al efecto. Es una vieja aspiración de los Presidentes de las patronales autonómicas, el presidir las Cámaras de Comercio que controlan muchos millones de euros en formación y promoción económica. Muchos más, desde luego, que las organizaciones empresariales. Pagar a la Cámara es obligatorio, mientras que pagar a la CEIM es voluntario. Las Cámaras viven de sus recursos y la CEIM de las subvenciones del Gobierno autonómico de turno. Las Cámaras de Comercio controlan el censo de las empresas. La CEIM sólo controla a sus propios afiliados, una pequeña parte de las empresas instaladas por todo el territorio.

Por eso el bocado era muy apetecible y Santos Campano ha tenido que ceder. A pesar de lo cual, desde su retiro a la isla de los autónomos, Santos Campano parece seguir empeñado en demostrar su fidelidad absoluta a la Presidenta madrileña y lideresa nacional, apoyando incondicionalmente su cruzada contra la subida del IVA. Le ha ganado por la mano a Arturo, al que no le interesa enemistarse en demasía con Zapatero y los suyos en Madrid, por no perjudicar sus negocios y sus aspiraciones nacionales.

Santos Campano dará mucho que hablar todavía y seguirá dando sonoras campanadas.

Robert Carlyle

OTRO PERIODISTA REPRESALIADO

Pascual García, un periodista clásico, de la vieja escuela, atento a los recorridos de la economía por las calles de la capital. Un personaje sacado de las mejores películas del periodismo de lo negro y de lo sucio que recorre la política. Independiente y “escritor maldito” de novela negra. Hoy vive en el paro y mantiene un blog donde escribe crónicas inclasificables que preferimos que leáis. El blog del Sacaleches.

ARTURO A ESCENA

Arturo Fernández es un actor muy conocido en el mundo de la farándula.  Un dandy de la escena española que no necesita presentación.  

Pero el Arturo Fernández, del que quiero hoy hablar, el que ha pronunciado el pasado jueves una Conferencia en el Club Siglo XXI, presentado en escena por un renacido Rodrigo Rato, recuperado para las tablas políticas españolas, desde que supo fraguar un unánime consenso en torno a su  candidatura para presidir Cajamadrid, tras el avispero en que Esperanza Aguirre convirtió la Caja, en su empeño para desbancar a un Miguel Blesa, que nunca consiguió desprenderse del “sambenito” de ser amigo personal y de pupitre de Aznar, que le colocó ahí poco después de llegar al poder…

Rodrigo Rato, telonero y presentador de Arturo Fernández, despertaba más morbo que el susodicho.   Los fogonazos se multiplicaron cuando estrechó la mano de su rival en la pela para presidir Cajamadrid, el brazo derecho de Aguirre, Nacho González.  Y no defraudó al personal porque, de retorno a los ruedos, apunta maneras no perdidas pese a su estancia en el Fondo Monetario Internacional.

Demostró, en su breve presentación, que tiene ganas de intervenir en la política económica del país, entrando de lleno en el cambio de las ideas para cambiar las cosas, apelando a la responsabilidad empresarial ante la crisis, apuntando las variables de competitividad, costes y precios, como esenciales, y acabando por identificar al mercado de trabajo como el elefante que nadie quiere ver, aún siendo el mayor de los problemas.

En cuanto al conferenciante, Arturo, que presentado como el nieto del maestro armero, que creó una saga empresarial con ya  más de cien años en la vida madrileña, pasando de la caza, a la mesas de sus restaurantes, hoteles, gasolineras, colegios y hasta su hospital.

Con un discurso escrito por terceros, Arturo Fernández, no se salió del guión, aunque tampoco cometió imprudencias.  Habló bien de Aguirre delante de sus consejeros Beteta, Granados y González.  Habló bien de los ayuntamientos delante del presidente de la Federación Madrileña de Municipios, y alcalde de Alcalá, Bartolomé González y del Concejal de Economía de la Capital, Miguel Ángel Villanueva.  Agradeció la asistencia de José Ricardo Martínez y Javier López, de UGT y CCOO.  Y, ante la Delegada del Gobierno, Amparo Valcarcel y el líder socialista madrileño, Tomás Gómez, expresó algunas críticas al  Gobierno de la Nación, pero entre llamamientos al diálogo y la responsabilidad a diestro y siniestro.  Por no quedar mal, no lo hizo ni con los constructores e inmobiliarios que salieron indemnes de responsabilidades por la crisis.

Para cerrar el círculo, como digno heredero de los suministradores de escopetas a la Casa Real, se sintió en la obligación de trasladar de forma solemne a la Corona que cuenta con los empresarios y con los trabajadores para sacar a España de la crisis.

Conociendo a Arturo y su política de “a bien con todos y a mal con ninguno” el discurso que pronunció no venía de su mano, pero sí procuraba respetar su espíritu. 

En fin, que no sabemos bien si los asistentes, políticos, empresarios y periodistas, estaban allí para congraciarse con el nuevo guardián de las llaves del Tesoro de Cajamadrid, o para escuchar el discurso de un Arturo que aportó pocas novedades y variaciones sobre su conocida trayectoria.

Paul Bergel


Actualizaciones de Twitter

Blog Stats

  • 13,702 hits